19-05-2014 La semana pasada fue noticia el fallecimiento del joven Stephen Sutton, quien a los 19 años perdió su vida por culpa de un cáncer terminal. Ha sido la crónica de una muerte anunciada desde que a los 15 años le diagnosticaron la enfermedad. A pesar de ello, supo agarrarse a la vida desde la vertiente más positiva y luchó sin descanso por alcanzar los objetivos que se propuso. De hecho, su frase estandarte era que “la vida no se mide en el tiempo, se mide en logros”. Entre uno de sus 46 objetivos marcados estuvo el de recaudar 1.000 libras para donarlas a una organización benéfica contra el cáncer en adolescentes. Esta cifra fue superada con creces y llegó a superar la barrera de los 3.200.000 libras.

La evolución de su enfermedad, así como sus estados de ánimo, sus preocupaciones y la consecución de sus metas las fue publicando en su blog y a través de facebook, con lo que consiguió alcanzar más de un millón de seguidores, entre ellos el primer ministro David Cameron.

Ojalá que esta triste noticia sirva como homenaje para todas aquellas personas que perseveran ante las adversidades, que no se dejan vencer, que buscan lo positivo y que al final no solo se llegan a sentir bien con ellos mismos sino que hacen sentir mejor a los demás.

F.P.