24-01-2014  Pese a que es una excelente noticia, dada la situación en la que nos encontramos, el porcentaje del 26,03% de desempleo sigue siendo escalofriante y, si tenemos en cuenta el ritmo de creación de empleo en nuestro País, serán necesarios unos cuantos años para que volvamos a unos índices de paro que puedan ser considerados normales o aceptables (6-8%). No obstante, cada día siguen llegándonos noticias de grandes empresas que despiden o van a despedir a parte de sus trabajadores, de empresas pequeñas que se ven obligadas a cerrar y de la gran cantidad de autónomos (empresario/emprendedores) que se ven ante la imposibilidad de continuar con su actividad porque los gastos fijos con respecto a los ingresos son insostenibles durante tanto tiempo.

Es ese frente continuo y diario de la destrucción de empleo contra el que hay que luchar desde todos los sectores: políticos, sociales, económicos, etc. y sin dejar de lado la parte ética y moral que interviene en cada una de las acciones que se llevan a término y que en un principio pueden ser consideradas positivas o favorables pero que quedan demostrado que se nos vuelven en contra de una manera exponencial.

F.P.B.