11-03-2014  Son muchas las personas “alma mater” de las empresas que, dada la situación de crisis, se han quedado sin trabajo. El objetivo primordial para este colectivo no es otro que el de volver a incorporarse al mercado laboral como asalariados, pero es, cuando no han conseguido esa meta cuando se empiezan a cuestionar las posibilidad de formar parte del grupo de los nuevos  “EMPRENDEDORES”.

Estas personas poseen los conocimientos suficientes para poder crear, desarrollar e introducir productos que, si bien por la mala gestión de la empresa en la que han colaborado o bien por el momento de crisis en el que estamos inmersos, no han llegado a ser comercializados. Estos productos o ideas en las que ellos mismos creen y que consideran que tienen futuro y salida a nivel comercial mueren el el olvido. Se trata, por tanto y a pesar de todas las dificultades habidas y por haber, de animar desde la Administración y facilitar las ayudas económicas necesarias a estas personas para que, con un buen plan estratégico de empresa, un buen asesoramiento y un sobreesfuerzo, intenten retomar o iniciar el proyecto que en su día su empresa no fue capaz de llevar adelante.

F.P.