29-01-14 Cerca de 600.000 españoles poseen una vivienda cuyo valor en el mercado es inferior al importe pendiente de la deuda hipotecaria. Esta cifra seguirá aumentando a lo largo del presente año, dado que los precios de los pisos, sobretodo los de segunda mano, aún pueden sufrir un descenso. Descenso que no queda compensado por los costes por los intereses hipotecarios.

Además, se ha de tener en cuenta que alrededor de 35.000 propietarios perdieron su vivienda por no poder hacer frente a su hipoteca y que 11.300 familias tuvieron que cederla a las entidades financieras por no poder hacer frente a la deuda hipotecaria.

El panorama con el que nos enfrentamos no es muy esperanzador, ya que la tasa de desempleo sigue siendo alarmante y, por tanto, a muchas de las familias afectadas por esta situación no les quedará más remedio que acabar desahuciados de sus casas o bien donarlas a los bancos.

F.P.B.