30-01-2014  Los emisarios enviados por la UE para llevar a cabo el control sobre el el préstamo ofrecido a España para el rescate bancario consideran que los compromisos contraídos por nuestro país van por el buen camino. No obstante, advierten que los índices de mejora observados pueden verse afectados por las turbulencias económicas en la que los países emergentes de América Latina se encuentran. Son muchas las empresas españolas del sector bancario, de la construcción, de la energía y de los servicios que tienen intereses en esos países y que pueden verse involucradas de manera negativa por las decisiones políticas y/o económicas que los gobiernos latinoamericanos tomen para hacer frente a la incertidumbre económica en la que se encuentran.

Estos inspectores seguirán ejerciendo el control económico pero de una manera más relajada y ponen de manifiesto que se evitarán las estafas ocurridas con las preferentes y aconsejan, entre otras medidas, que el gobierno de España lleve a cabo una reforma del marco legal de las cooperativas de crédito y que acelere la privatización de las entidades financieras nacionalizadas.

Aunque los grandes indicadores macro económicos indican que España va saliendo de la crisis, se ha de tener presente que aún se encuentra en una situación económica delicada y que las turbulencias que ocurran fuere de nuestras fronteras pueden afectar sobre esos pequeños avances.