Un buen líder es aquel que es capaz de empujar y motivar a los miembros de su equipo de trabajo para unir fuerzas y lograr los objetivos planteados de una manera común. A lo largo de la historia son numerosos los ejemplos de líderes que, con una capacidad de convocatoria increíble, han conseguido movilizar a la masa y realizar importantes cambios sociales; es el caso de Clara Campoamor o Martin Luther King.

 

Contar con ciertas capacidades y habilidades resulta fundamental en el terreno laboral.

 

¿Un líder nace o se hace?

Existe un eterno debate acerca de si un buen líder nace con cualidades innatas, o bien las adquiere a lo largo de su vida. Pues bien, nosotros estamos convencidos de que con la preparación adecuada cualquier persona puede adquirir las habilidades y capacidades necesarias para lograr ser un excelente líder.

 

Además, hay que tener en cuenta que, independientemente de que se haya dirigido o no un equipo de trabajo, todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido que ejercer como líderes en nuestra vida familiar o social.

Cualidades imprescindibles para ser un buen líder

 

lider-2.0

Trabajo en equipo

Un requisito indispensable para alcanzar el éxito como líder es contar con un equipo de trabajo efectivo, cuyos miembros sean expertos en diferentes áreas. Resulta fundamental dejar al equipo tanto trabajar como equipar; la tarea principal del líder es que los miembros se sientan cómodos y preparados para los desafíos a los que deberán hacer frente.

 

Optimismo

Una de las cualidades más valoradas, así como más importantes de un buen líder es su capacidad de inspirar y motivar a su equipo de trabajo. Es fundamental que se muestre cercano con los miembros, lo cual evita en la mayoría de las ocasiones conflictos y malentendidos innecesarios fruto de la incomprensión y la indiferencia.

 

Honestidad y transparencia

La honestidad es un valor imprescindible para ser un buen líder. Los miembros de un equipo de trabajo generalmente suelen estar muy alerta acerca de si la persona al mando les está o no ocultando información; de hacerlo, el líder pierde la confianza de los miembros, lo cual se convierte en un gran handicap a la hora de lograr los objetivos.

 

Por lo tanto, el líder debe mantener a los miembros del equipo informados acerca de todo lo que sucede en cada momento, tanto si es positivo como negativo; se trata de ser transparente. De esta manera, cuanto más sepan, más productivos serán a la hora de alcanzar las metas planteadas.

Capacidad para enseñar

Un buen líder debe ser un buen maestro; es fundamental que tenga una predisposición positiva a enseñar a los miembros de su equipo. Muchas veces su papel es el de facilitar la capacidad de comprender lo que se hace, por qué se hace y para qué se hace.

 

Empatía

Cuando un determinado miembro del equipo de trabajo plantea un determinado problema, el deber de un buen líder es tratar de comprenderlo y verlo desde el punto de vista de esa persona. La respuesta debe ir relacionada con las preocupaciones de dicho miembro, aunque no siempre sea la respuesta esperada.

 

Responsabilidad

El liderazgo implica una gran responsabilidad. Un buen líder debe ser consciente en todo momento de la responsabilidad que ese papel conlleva tanto sobre cada uno de los miembros como del equipo en su conjunto.

 

Respeto

Un líder con carácter no se verá obligado a recurrir a su posición en el equipo de trabajo para obtener los resultados deseados de sus miembros. ¡Ojo! Ganarse su respeto no significa imponer reglas ni aplicar una supervisión severa para conseguir que se cumplan con las metas establecidas; se trata de generar confianza.

 

Comunicación

Ser un buen líder pasa por ser un excelente comunicador. Es fundamental que sea capaz de transmitir de manera clara y congruente el mensaje deseado a los miembros de su equipo. La expresión debe ser sencilla y directa, de manera que puedan comprender tanto lo que se les dice como lo que se espera de ellos.

 

Esperamos haberte ayudado a entender cuáles son las capacidades y habilidades que debe tener un buen líder para alcanzar con éxito los objetivos empresariales eficaz y eficientemente.