El pasado mes de abril fue noticia la millonaria inversión que Paul Allen realizó sobre una empresa catalana de proyección internacional: Scytl. Pues bien, sobre el mes de febrero también hubo un movimiento estratégico por parte del grupo vasco Tryo al tomar una participación mayoritaria sobre la empresa catalana Mier Comunicaciones, dedicada a la fabricación de equipos electrónicos de radiofrecuencia para satélites artificiales.

La unión de estos dos grupos les permitirá asumir el liderazgo nacional y tener un mayor peso internacional en el diseño y fabricación de equipos y sistemas de telecomunicaciones.

El saber hacer y su afán luchador ha convertido a Pedro Mier en un referente internacional en el sector, en un gran interlocutor y en un colaborador de primer orden con todos los principales fabricantes de satélites del mundo, entre ellos, la Agencia Espacial Europea. Ha sabido, por tanto, mantener y apostar por el tan anhelado, para tantas empresas, departamento de I+D, gracias a la inversión del 15% de las ventas realizadas durante todos los años en los que la empresa ha generado beneficio.

Dada la trayectoria de la empresa y su posicionamiento actual, la operación realizada entre los dos grupos puede ser considerada como estratégica, visionaria y como una apuesta de futuro en la que los resultados positivos se verán a muy corto plazo.

F.P