11-04-2014  Un nuevo envase con alcohol de alta graduación y con formato monodosis ha salido al mercado y parece ser que el público al que va dirigido es el de los adolescentes. Este envase permite una mayor posibilidad para ser camuflado y, por tanto, más facilidad para entrarlo y consumirlo, por ejemplo, en las discotecas “light” destinadas a chicos y chicas de entre 14 y 17 años. Y aunque los locales destinados a esta actividad están puestos en aviso, no será fácil controlar el consumo de bebidas alcohólicas entre los jóvenes, dado que, por un lado y motivado por la crisis, siempre hay algún desaprensivo que se arriesga ilegalmente a venderlo directamente a los menores y, por otro, es habitual tener algún amigo o conocido mayor de edad y sin ningún tipo de reparo para entrar a los comercios y comprarles las bebidas.

No enfrentamos, por tanto, a otra nueva batalla dentro del ya grave y cada vez mayor problema de consumo de alcohol entre los adolescentes. Hay que anticiparse a la exposición de ese riesgo para que, llegado el momento, abramos una etapa continuada de reflexión, de educación y de información con nuestros hijos. Se trata de mantener una relación de franqueza y de apertura y exponerles con un lenguaje positivo, ameno y claro, el riesgo y las consecuencias que conlleva el consumo de bebidas alcohólica. Asimismo, hay que intentar hacerles entender que en nuestro país el consumo de alcohol está permitido a partir de la mayoría de edad.

F.P.